Ravioli – Maultaschen


Ravioli - Maultaschen


3 a 4 horas 4 personas


Las Maultaschen son una especie de ravioli gigante tradicionalmente abiertos, una especialidad típica de la gastronomía de Suabia en Alemania.

Es pasta rellena de carne de ternera molida o picada, espinaca, cebolla, algo de pan, huevo y algunos condimentos.

Existen varias versiones sobre el origen de este plato alemán. La que siempre hemos escuchado en casa es que fueron inventadas hace unos cuantos siglos en la cocina del Monasterio de Maulbronn.

Estos eran comidos por los monjes especialmente en la época de Cuaresma. Al principio se preparaban con espinacas y verduras, pero luego, con el paso del tiempo y para sobrellevar mejor los estrictos ayunos de los religiosos, los mismos monjes comenzaron a añadir carne a la mezcla. De esta manera la carne no se veía y tal vez el pecado de comer carne durante la Cuaresma tampoco. Por esta razón a este plato también se le conoce en Suabia como “Herrgottsbscheißerle” traducido al español, “engaño a Dios” o “engaño al Señor”.

Esta receta ha seguido evolucionando y hoy en día las Maultaschen se pueden comprar ya listas en muchos supermercados y carnicerías. No solo se encuentran rellenas con carne, incluso encontramos la variante vegetariana con setas y champiñones, y los más atrevidos las preparan con pescado.

Usualmente se sirven en un plato hondo en caldo de carne, igual que los italianos los “tortellini in brodo”. Otra variante es “geschmälzt”, se doran las Maultaschen en mantequilla, se decoran con cebollas caramelizadas, y el auténtico Suabo, las acompaña con ensalada de papa. Con las Maultaschen que sobran se prepara la variante “Gröstl”, cortando las Maultaschen en rebanadas para dorarlas en mantequilla junto con cebolla y huevos.


Ravioli - Maultaschen


Ingredientes para la masa:

  • 250 gr. de harina de sémola durum
  • 150 gr. de harina de trigo todo uso
  • 4 huevos medianos enteros
  • 8 gr. de sal

Preparación de la masa:

Sobre una superficie limpia y lisa, mezclamos las dos harinas y la sal. Formamos un volcán y en el medio añadimos los huevos.

Ahora mezclamos y amasamos hasta que obtengamos una masa homogénea, lisa y suave.

Formamos una bola y la envolvemos en film plástico de cocina. La guardamos en la nevera por aprox. 2 horas antes de procesarla.


Mientras la masa reposa en la nevera, comenzamos a preparar el relleno.


Aquí puedes adquirir todos los utensilios que necesitas para hacer pan.


Tabla de equivalencias tazas a gramos y viceversa.

15 utensilios para hacer pan en casa.


Ingredientes para el relleno:

  • 400 gr. de carne de res finamente molida
  • ½ cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 gr. de espinaca congelada
  • 1 panecillo blanco de aprox. 80 gr.
  • 100 ml. de leche para remojar el pan
  • 1 manojo de perejil fresco cortadito
  • 1 cucharada de orégano seco
  • 2 bayas de pimienta guayabita (opcional)
  • 1 huevo
  • nuez moscada a tu gusto
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto
  • sal y pimienta negra recién molida a tu gusto

Además vamos a necesitar:

  • 2 litros de caldo de res, preferiblemente hecho en casa
  • 1 huevo para pincelar la masa
  • ciboulette fresco para decorar

Preparación del relleno:

Lavamos y cortamos muy finamente la cebolla y el ajo.

Cortamos el pan en cubos, lo colocamos en un recipiente pequeño y lo cubrimos con leche. Solo para humedecerlo y suavizarlo.

Cortamos muy finamente la espinaca ya descongelada.

En una sartén doramos en un poco de aceite de oliva la cebolla y el ajo hasta que estén traslúcidos. Apartamos de la hornilla y dejamos enfriar un poco.

En un recipiente grande mezclamos la carne molida cruda, el huevo, el pan remojado, los vegetales rehogados, el perejil fresco cortadito y condimentamos con nuez moscada, pimienta guayabita molida, orégano, sal, chili en escamas y pimienta negra.

Amasamos bien con las manos hasta que tengamos todos los ingredientes bien integrados y tengamos una masa homogénea y suave. Reservamos en la nevera hasta que tengamos la masa lista.


Extendemos la masa:

Nosotros utilizamos una máquina para hacer pasta, ahora, si no tienes máquina, también puedes extender la masa con un rodillo que sea preferiblemente delgado, ya que con los que normalmente usamos para repostería no se puede ejercer suficiente presión para extender la masa.

Dividimos la masa en tres porciones iguales.

Aplastamos una de las porciones de la masa con la palma de la mano hasta que la podamos introducir en la máquina utilizando la máxima separación de los rodillos.

Pasamos la masa varias veces por los rodillos, vamos doblando la masa por la mitad y la volvemos a pasar tantas veces hasta que la masa esté lisa y elástica.

Una vez que tengamos la masa lisa y elástica, comenzamos a disminuir gradualmente el espacio o separación entre los rodillos hasta que la masa tenga un grosor de aprox. 2 mm.

Repetimos el procedimiento con las dos porciones restantes.

Colgamos la masa por unos 10 minutos para que seque un poco antes de rellenarla.


Ensamblamos las Maultaschen:

Colocamos las tres bandas de pasta una al lado de la otra solapando ½ cm. Pincelamos una solapa con huevo, las juntamos y pasamos un rodillo de manera que queden bien pegadas, tengan el mismo grosor y formen un rectángulo grande.

Extendemos el relleno sobre la masa dejando un borde de aprox. 2 cm. (preferiblemente el borde que está hacia ti).


Ravioli - Maultaschen


Pincelamos el borde con huevo.

Mentalmente divide la masa longitudinalmente en tres partes. La idea es que tengamos tres capas de masa, dos exteriores y una en el centro.

Ahora doblamos el extremo de arriba hacia el centro y el extremo de abajo sobre el doblez de manera que tengamos tres capas. Cerramos y pegamos con el borde que pincelamos con huevo.

Con la ayuda de un cuchillo bien afilado, cortamos la masa en porciones de aprox. 5 cm. de ancho. Recuerda que los laterales van a quedar abiertos.


Ravioli - Maultaschen


Calentamos el caldo y cuando esté caliente, más no hirviendo, introducimos las Maultaschen. Es preferible que los cocines en varias tandas para que tengan suficiente espacio y no se peguen unos con otros. Cuida de que el caldo no tenga burbujeo para que los Maultaschen no se desarmen.

Cocinamos por unos minutos. Ellos van a flotar. El tiempo de cocción dependerá del tamaño que tengan, por lo que debes estar pendiente y probar uno antes de sacarlos del caldo.


Tradicionalmente este plato se sirve de varias maneras:

  1. Una opción es servir en plato hondo con el mismo caldo donde se cocinaron y decoras con ciboulette fresco.
  2.  La segunda opción es dorarlos en una sartén con mantequilla y los decoras con cebollas caramelizadas en mantequilla y los acompañas con una ensalada de papas.
  3.  Si te sobran Maultaschen ya cocinados, guárdalos en la nevera y al día siguiente los cortas en rebanadas, los doras en mantequilla en una sartén junto con un poco de cebolla y huevo.

Nuestro consejo:

Estas Maultaschen se pueden congelar crudas sin ningún problema. Cubre una bandeja con film plástico de cocina, coloca encima las Maultaschen, lleva al congelador y cuando estén completamente congeladas las pasas a una bolsa y la cierras herméticamente. Cuando las vayas a cocinar, sácalas del congelador y las introduces directamente en agua caliente o en caldo caliente.


¡Una vez más te deseamos mucho éxito con la receta y hasta la próxima !!!

¡No te olvides de compartir con tus amigos!


Las fotos de tu elaboración las puedes compartir en Instagram mencionando @enharinado.


Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.